Nuevo! Version Movil!
¿Olvidó su contraseña?

¿Todavía no te registraste? Registro Usuarios Registro Comercios & Servicios

Acceso Usuarios

Ir al home de En Don Torcuato

Ej: Pizzería, taller, zapateria Josecito

Ver Directorio Completo (1658 Comercios)

Ej: Television, Cafetera, heladera

Ver todos los Anuncios Clasificados (0)

Noticias en Don Torcuato

  • Cultura y Deportes

    Mundial de Rugby: Cumplir un sueño por Santi "Momio" Fernandez

    16.09.2011 | Comentá (0)

    A pocas horas del partido más importante de su vida, Santiago Fernández no olvida el factor que lo hizo llegar a este momento: la lesión de un compañero; "pero hoy me toca a mi", admite con un fuerte grado de responsabilidad

    Santiago Fernández creció con una pelota de rugby debajo del brazo. Desde que dio sus primeros pasos, el deporte ovalado fue su compañía, y su club, Hindú, su segunda casa. En su casa también se respiraba rugby. Su padre, José Javier Fernández, "Tito" para propios y extraños, no sólo es un fanático del deporte, sino que fue un gran jugador de rugby. Él vistió la camiseta del seleccionado y fue entrenador. Así creció Santi. Pero sin presión. Tito nunca le exigió que siguiera su camino. Siempre le mostró el sendero, pero nunca lo hostigó para que eso sucediera. Al contrario. Es más, cuando Santiago llegó a la primera división de Don Torcuato, su "viejo", como le dice, dejó de entrenar. "Gracias a él tengo la locura por el rugby", dice.

    El amor fue inmediato. Desde que tuvo cinco años lo practicó. Primero fue el rugbito en el in-goal de la cancha número uno, ésa que siempre miraba con ganas. En ese lugar, lo que comenzó como un juego se transformó en una pasión. Primero fue con sus amigos de la vida. Después llegaron los juegos con los Fernández Miranda -Nicolás, Juan de la Cruz y Francisco- y Santiago y Ramiro Amaya. "Nos metían máquina y nosotros nos tirábamos de bomba", recuerda el apertura de 25 años.

    Toda su vida se formó para el momento que vivirá en pocas horas. Primero pasaron las divisiones infantiles. Llegaron las juveniles y las selecciones. Porque sí. Santi Fernández es un producto ciento por ciento Puma. Formó parte de los seleccionados juveniles nacionales de menores de 19 y 21. Además, estuvo presente en el equipo de la Argentina A que participó de la Nations Cup en 2007. Pero no sólo tuvo éxito con el seleccionado. Antes de partir a Europa, más precisamente al Montpellier, Santi Fernández salió campeón del torneo de la URBA en tres oportunidades.

    Su experiencia y actualidad hicieron que el 15 de noviembre de 2008 debutara en la selección mayor. Convocado por Santiago Phelan, ingresó a los 39 minutos del segundo tiempo en reemplazo de Federico Martín Aramburú, en el triunfo de 22 a 14 contra Italia. Con el partido frente a Inglaterra sumó su test-match número 13, de los cuales cuatro los jugó como apertura (tres derrotas y una victoria).

    De a poco se fue consolidando y ganándose un lugar en el esquema de Phelan. Un soldado silencioso que siempre luchó para concretar el sueño que está por cumplir: jugar un Mundial con el número 10 en la espalda. "Es el sueño que tuve toda mi vida", cuenta. Pero Santi sabe que la oportunidad le llega por obra de la fortuna, o mejor dicho, de la mala suerte de dos compañeros: Juan Martín Hernández y Felipe Contepomi: "Sé que Juan y Felipe son muy importantes, son jugadores que hacen la diferencia a nivel mundial. Y hoy me toca a mí y lo estoy viviendo con mucha felicidad".

    Faltan pocas horas para que se cumpla. Cuando camine desde el vestuario hacia la cancha, el Rugby Park Stadium de Invercargill, Santi Fernández estará por vivir el partido más importante de su vida. Al que le apuntó desde que, a los 5 años, de la mano de su padre, llegó a una cancha de rugby y se enamoró para siempre.

    Fuente: Diario La Nación


     

0 Comentarios acerca de está noticia.

  • Dejar un Comentario